Invertir en naves industriales

Invertir en naves industriales en Barcelona

Las naves industriales siempre han sido un activo para los inversores, aunque no es el producto estrella del sector inmobiliario, principalmente de fondos de inversión. En la mayoría de los casos, las naves son propiedad de las empresas que las utilizan.

Es en los periodos de crisis cuando invertir en naves industriales se convierte en un valor con potencial para todo tipo de inversores, tanto particulares como fondos de inversión. Nuestras naves ofrecen una gran oportunidad tanto en el sector industrial y comercial. Los puntos más destacados de nuestras naves son:

Localización y concentración de activos

En la misma ciudad de Barcelona, en el barrio de Badalona con todos los accesos.
La concentración de los activos y su céntrica localización facilitaban a los profesionales el análisis de la coyuntura inmobiliaria y la gestión de los edificios. Estas características hacen de nuestras naves un mercado con una operativa relativamente fácil.

Capacidad de ajuste entre oferta y demanda

En el mercado de naves, la demanda de empresas industriales depende de su sector y  logística. Sus necesidades son notablemente diversas, ya sea por su diferente actividad o por la distinta utilización que pretendían dar al activo. Nuestras naves industriales tienen una gran versatilidad en este sentido, por lo que se ajustan a la perfección a necesidades industriales o comerciales en función de la demanda en cada ocasión.

Diseño y calidad de las naves

El diseño y la calidad de la nave son importantes. En el pasado, prácticamente nadie consideraba las naves como un valioso instrumento de marketing para la empresa y por lo tanto no invertís en su calidad, ni como una manera de proyectar a la sociedad una determinada imagen. A diferencia de las oficinas, en ellas no se solían recibir clientes. En la mayoría de los casos, su función era la un almacén o la de una instalación donde se producían bienes. Granland ofrece la diferencia. Al ser naves de nueva construcción, con todos los aspectos técnicos y estéticos. Así pues, mientras una lujosa oficina vendía imagen, una nave de “alto standing” a un precio realmente competitivo es un valor muy atractivo. Este aspecto contribuye a que el inversor institucional, con vocación patrimonialista a largo plazo, considere más sólida y atractiva la inversión.

Contacte con nosotros para pedir más información para invertir en naves industriales Granland en Barcelona. Son la inversión de futuro en un momento ideal para invertir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.