Naves industriales

Construcción de nuestras naves industriales

Las naves industriales son construcciones y edificios donde se lleva a cabo la producción y almacenamiento de bienes y materia prima de una empresa. Sin embargo, cuando hablamos de naves industriales, debemos considerar que, de acuerdo a la actividad desarrollada en una nave industrial, existen formas y tamaños de todo tipo.

Una nave industrial puede contar con sólo 60m2 con una simple cubierta de lona o llegar a edificios y hangares de grandes dimensiones. El diseño y la construcción de una nave industrial se relaciona directamente con dos factores: que sea realmente funcional para lograr el máximo proceso productivo y el control de los trabajadores.

Es por esto que uno de los objetivos a la hora de construir nuestras naves, se ha apostado por unas estructuras muy sólidas, que se consiguieron a partir de pilares de hormigón armado y también en el caso del forjado con hormigón pretensado. Una estructura que hace posible conseguir una resistencia de sobrecarga de uso de 3.000 Kg. /m2 en la planta baja y de 1.000 Kg. /m2 en el primer piso la cual permite una zona de trabajo con maquinaria pesada. Todo ello siempre dentro de la normativa y siendo muy estrictos en cuanto a calidad.

Toda la construcción de nuestras naves industrial han sido supervisadas por peritos y arquitectos técnicos que calculan las resistencias y hacen el dibujo de la estructura para que se puedan adaptar al mayor número de actividades posibles con total seguridad, para que la empresa que alquile o compre la nave industrial pueda desempeñar su actividad sin problema alguno.

Más allá de ciertos estándares, actualmente para la construcción de una nave industrial se utilizan materiales más ligeros como el acero en placas prefabricadas. Por lo general, las naves destinadas a almacén no necesitan un espacio superior al 10% de la superficie total destinado a administración, pero es posible que la actividad pueda cambiar en un momento dado, es por esto que el diseño de una nave industrial debe contemplar con objetivo final el lograr facilitar la producción y todas las actividades relacionadas con ella: trabajo del personal, los propios operarios, el transporte interno, salida y entrada de mercancías, etc.

Las naves industriales en la planta piso tienen una altura libre de 5 metros, la fachada en muro cortina de cristal y dispone de una zona equipada para oficinas con falso techo y suelo de gres porcelánico, así como de otra zona de lavabos. Estas prestaciones se completan con el espacio reservado para montacargas y, en el caso de las naves de última generación, con un espacio para el ascensor. Las cubiertas disponen de unos grandes tragaluces que dan luz natural a toda la planta piso de la nave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.